LOS 10 AUTOS DE RAÚL BARCELÓ

Para cualquier fanático de los autos, Raúl Barceló es un nombre muy familiar, que nos acompaña desde hace muchísimo tiempo. Por eso, resulta natural preguntarse: ¿cuántos años tiene el “Rulo”, el periodista que es sinónimo de rally y automovilismo en general? Lo cierto es que este cordobés –que también se hizo famoso por relatar algunas de las más grandes hazañas del Flaco Traverso– tiene apenas 66 años. Sin embargo, lo conocemos “desde siempre”, porque Barceló empezó a trabajar como periodista a los… ¡13 años! Arrancó en Alta Gracia y su primer entrevistado fue un vecino: un tal Oreste Berta. Barceló fue testigo directo de las mayores epopeyas del automovilismo argentino en las últimas décadas. Eso fue una suerte para todos los fanáticos de los autos: Raúl las relató como nadie. / C.C.

ES periodista, presentador y relator de automovilismo deportivo nacional e internacional.
Nació en Alta gracia, córdoba., en 1954
desde el inicio de su carrera trabajó en más de 30 programas de radio y tv. Actualmente sigue conduciendo desde boxes, por El garage TV, que ya tiene más de 20 años en pantalla.

Sus 10 autos

  • 1

    IKA Estanciera

    Aunque no es uno de los autos a los que le tenga más cariño, arranqué manejando con una Estanciera. Fue mi mamá la que me enseñó a manejar y dar mis primeros pasos al volante.

  • 2

    IKA Rambler

    Este sí es un auto que tiene mucho significado para mí y, si bien no es un modelo que haya quedado en un lugar trascendente en la historia, fue con el que tuve grandes experiencias. Era de tercera generación, con boca de pescado, y me acuerdo que venía con el motor Tornado de 3,7 l. También recuerdo que el asiento delantero enterizo se rebatía y quedaba como una cama. Tenía entre 18 y 20 años, hice bastantes travesuras con ese auto... (risas).

  • 3

    Renault 4

    Es el primer auto que me compré a eso de los 22 años porque ya había empezado a trabajar en la Radio de Córdoba. Era usado y estaba en dudosas condiciones. La anécdota más tragicómica que tengo es que invité a salir a la hija del doctor del pueblo que se había peleado justo con su novio. Entonces fui a buscarla con mi flamante R4. Pero en la primera curva que agarré se le abrió la puerta y casi sale despedida del habitáculo. Alcancé a agarrarla justo y no pasó nada, pero fue un papelón que arruinó todos mis planes. También me acuerdo que viajé a Brasil a ver la Fórmula Uno, entré a boxes (gracias a las referencias de la Radio), y conseguí una calcomanía de Ligier que al volver se la pegué al R4, que era celestita y hacía juego con el auto de carreras. Entonces en el pueblo ya conocían cuál era mi auto, y decían “ahí viene el Rulo”…

  • 4

    Fiat 600

    Ese fue mi “primer auto de verdad”, como el de la mayoría de los argentinos de la época. También lo compré usado, pero era de un amigo y con solo un año de uso. Era el modelo “S”, con motor de 850 cm3, y lo usaba mucho porque viajaba casi todos los días a Córdoba para trabajar. Tengo muy buenos recuerdos de ese auto, en particular porque no me dejó nunca a pie.

  • 5

    Renault Captur

    Es el auto que tengo ahora, con el motor 1.6. Reconozco que el diseño está muy bien logrado, y que según las comparativas con los rivales del segmento no está nada mal. Soy un hincha de los motores 1.6, tuve varios en mi vida y me parecen muy lógicos para lo que de verdad necesitamos en un vehículo.

  • 6

    Alfa Romeo 155

    Fue uno de los pocos vehículos con motor 2 litros que tuve, y uno de los más significativos. Mi sueño era el 156, que a mi parecer tenía un diseño disruptivo y diferencial para la época, pero no llegaba a comprarlo. Así que se me presentó un 155 usado en buen estado, que la verdad estaba muy lindo, pero era un imán para el delito. Me lo robaron dos veces en poco tiempo, así que decidí desprenderme del auto. Me duró poco el sueño…

  • 7

    Ford Mustang

    Cuando estuve en los Estados Unidos de intercambio, el vehículo más aspiracional del momento para los jóvenes era el Mustang de primera generación. Me trae muchos recuerdos, especialmente por todo lo lindo que estaba viviendo en ese momento allá. Llegué a manejar un modelo ’72 de una amiga del colegio de allá que me lo prestó una vueltita. En lo personal valoro mucho los autos que tratan de mantener las formas y la mística que supieron generar en un determinado momento de la historia, como también es el caso del 911.

  • 8

    Porsche 911

    Para mí es el vehículo que mejor supo mantener su esencia y tradición en el tiempo. Cuando apareció en los ’60 fue revolucionario porque reunía elementos como deportividad y cierto señorío, por lo que supo construir una tradición en muy poco tiempo (más que nada por la tracción trasera). Pienso que si hoy ponés un 911 contemporáneo junto a un original, a pesar de los evidentes cambios de tamaño, se puede notar que el espíritu sigue siendo el mismo.

  • 9

    Range Rover Evoque

    Los autos de hoy me aburren prácticamente todos, están hechos por computadora y parecen todos iguales. Pero si tuviera que pensar en uno que sí me gusta y me encantaría tener (aclaro que nunca pude manejar uno) es el Range Rover Evoque. Estéticamente me parece muy bien logrado, con esa cintura inclinada que le queda muy bien, y transmite esa sensación de deportividad que como amante y periodista de autos de carrera tanto me gusta en un vehículo.

  • 10

    IKA Torino 380 W

    Si hay un auto icónico y muy representativo de mi vida personal es el Torino 380 W. Viéndolo a la distancia, es el modelo que me hizo decidir para dedicarme a los autos de carrera. Me acuerdo que el padre de uno de mis amigos en Alta Gracia se compró uno gris, recuerdo con lujo de detalles el momento en el que mi amigo me invita a su garage para ir a verlo, y cuando lo prende el sonido sencillamente me vuela la cabeza. Como curiosidad, luego grabé el ruido del motor acelerando (con mi primitivo grabador Geloso) y se convirtió en parte de la cortina de apertura de mi programa de radio.

  • *

    Berta LR

    Si tuviera que pensar en un vehículo de competición que fue significativo para mí, el Berta LR sin dudas está a la cabeza. En enero se cumplieron 50 años de su debut en el autódromo de Buenos Aires, y yo recuerdo que viví todo el proceso de construcción porque iba a lo de Oreste a ver el trabajo de los mecánicos y cómo iba progresando la máquina.

PELÍCULA DE AUTOS

gran prix (1966)

CANCIÓN RUTERA

Afiches (Roberto Goyeneche,1973)

MARCA DE AUTOS

Ferrari

PAÍS DE AUTOS

Alemania

PRIORIDADES DE UN AUTO

1. Diseño/onda
2. Seguridad
3. Calidad/confort
4. performance/diversión
5. Bolsillo
6. usabilidad/practicidad
7. status/marca
8. Conectividad

“A los 13 años arranqué haciendo un programa de radio en Alta Gracia que se llamaba Fierro a fondo y salía dos veces por semana. También co-conducía un programa que se llamaba Rinconcito deportivo en el año 68’. Siempre me interesó el automovilismo, pero desde un punto de vista periodístico, y eso es algo que tuve clarísimo desde siempre.”

“De ATC me invitaron a mandarles un material de prueba, que hice en Córdoba. Curiosamente al principio no les había convencido porque no tenía tonada cordobesa y esperaban que podría diferenciarme de esa manera ante el público. Pero un tiempo después me dijeron para ir un lunes a Buenos Aires a ATC, me hicieron unas pruebas y me dijeron, ¿no te vendrías a venir a vivir a Buenos Aires para trabajar en el noticiero de 60 minutos? Si te interesa deberías empezar el próximo lunes. Luego de pensarlo un poco y de charlarlo con mis referentes, acepté. Y eso me abrió las puertas a todo lo que vino después...”

“Al vivir en Alta Gracia, donde está Berta, y que además está cerca del autódromo Cabalén, yo tenía la posibilidad desde muy chico de poder entrevistar a Berta y a los pilotos. Así fui desarrollando una relación con Berta, quien fue y es el número uno.”

COMENTARIOS