LOS 10 AUTOS DE ADRIÁN PUENTE

Desde hace más de 16 años, mirar Fórmula 1 por TV en Argentina (y gran parte de Latinoamerica) está indisolublemente asociado a la voz de Adrián Puente, quien junto a Fernando Tornello conduce el programa El Show de la Fórmula 1. Todo se inició para él allá por la década de 1970, cuando Carlos Reutemann –su ídolo– llevó la bandera argentina hasta (casi) lo más alto de la máxima categoría del automovilismo. Perseverante, racional y obsesivo en sus objetivos (a veces en exceso), Adrián ama los bólidos de competición, pero está cada vez más convencido de que la bicicleta es el mejor medio de transporte.

ES periodista y conductor televisivo y radial.
Nació en BUENOS AIRES, en 1970
conduce el programa Buen Telefe (TELEFE), comenta las transmisiones de fórmula 1 por fox sports y forma parte del programa La990 Radio por radio splendid. Su obsesión con los autos es evitar los “recuerdos” que dejan las palomas.

Sus 10 autos

  • 1

    Ford taunus (‘79)

    Aprendí a manejar con un Taunus L modelo ’79, no me olvido más. Tuve la “suerte” de que a mi viejo nunca le gustó manejar, y dejó de hacerlo relativamente jóven. De hecho se desentendía bastante del auto. Así que aprendí prácticamente solo, practicando por Versalles (mi barrio) que en esa época tenía muy poco tránsito. Mi mamá y mi hermana aprovechaban para usarme todo el tiempo de “remisero”. Con eso me gané el corazon de las mujeres de la casa... ¡y me gané el auto!

  • 2

    Fiat duna

    El primero que compré con mi plata fue un Duna color cremita (usado, obvio). Era un auto promedio típico de la época, que era ideal para la manera en la que yo convivía con los autos, porque era bastante descuidado y tenía –por cuestiones profesionales– vínculos con la actividad del cuero. Así que muchos amigos se aprovechaban de eso y me cargaban el auto de monturas, botas, fardos y otros “accesorios”. El Duna era muy económico de usar y en ese tiempo en el que contábamos las monedas, eso era invalorable. Fue un compañero fiel.

  • 3

    Nissan x-trail

    Es lo que manejo hoy. No me gustan los autos ostentosos, me gustan bien funcionales. Es 4x4, pero lo que más me enamora de este auto –además de que nunca te deja a gamba– es que es súper práctico. Tiene lugares de almacenamiento por todos lados, buena autonomía y una capacidad de carga tremenda. Coinicidió con mis hijos adolescentes, que me cargan a otros adolescentes y el espacio para transportarlos a todos es fantástico. Eso es lo que hoy necesito de un auto.

  • 4

    Jeep willys

    Yo siempre tuve un amor –desde que tenía autitos de colección (los Matchbox)– por el Jeep Willys, el original. No le tengo ninguna admiración bélica, pero sí como fenómeno de la industria automotriz. Creo que nunca más en la historia habrá un producto tan resistente y tan noble, al punto de que le podía caer una bomba al lado, se daba vuelta y podía seguir andando. Tuve la suerte de tener uno que restauré parcialmente, pero no pude seguir porque hay que dedicarle mucho tiempo, y además hace falta mucho dinero si uno quiere dejarlo tal cual de fábrica. La verdad es que no tenía ninguna de las dos cosas para dedicarle (risas). Al final se lo vendí a un coleccionista que lo está dejando impecable para exponerlo pronto en Autoclásica. Alguna vez volveré a tener uno.

  • 5

    jeep compass

    Por carácter transitivo, una de mis aspiraciones sería tener un Jeep moderno, como un Compass. Creo que sería un complemento ideal, así que por ahí andan mis fantasías automotrices actuales.

  • 6

    Tyrrell P34 (1977)

    Mi gusto por los autos de Fórmula 1 está muy asociado con los que yo jugaba en mi infancia. A esos a los que les poníamos masilla y la cucharita para andar en las pistas de arena, o que recortábamos de El Gráfico para jugar carreas en el piso… Y en ese rango el Tyrrell P34 de 6 ruedas me parecía fascinante, tan increíblemente diferente a todo, con esas rueditas chiquitas que te enamoraban…

  • 7

    Lotus 79 (1978)

    Es el segundo de mis tres F1 favoritos de todos los tiempos. Con ese color negro azabache brillante y los vivos dorados de John Player Special, con la tremenda innovación de los pontones laterales con las “polleritas” de Colin Chapman, que luego todos intentaron reproducir. Lo manejaban Mario Andretti y Ronnie Peterson, que tenía un casco azul sueco con la visera amarilla... Una imagen fascinante.

  • 8

    Ferrari 312 t3 (1978)

    El tercero de los que tengo grabados de la infancia. Era contemporánea del Lotus, pero aquí juega lo sentimental porque la usaba el Lole Reutemann. Fue la época en la que yo empecé a tomar consciencia real de la Fórmula 1 y comencé a seguirla con devoción. A la 312 T3 le decía “la Ferrari gorda”, porque era más ancha y más alta que la T2. Me encantaba ese diseño, con las radiales Michelin sobre las que había trabajado Reutemann, toda una innovación en esa época.

  • 9

    Willams FW18 (1995)

    Este es más moderno, de la última época en la que las tabacaleras “ponían todo” y le daban mucha entidad a los autos. Los colores de Rothmans me encantaban y, si bien no es el piloto más recordado, le tenía mucho respeto a Damon Hill, porque era un verdadero caballero de las pistas. Sobre todo en la época de Schumacher, que en sus primeros tiempos expresaba todo lo contrario. Creo que por mi modo de ser me identifico con Damon.

  • 10

    Ferrari 156 F1 (1961)

    Si bien no corresponde a “mi época” de Fórmula 1, la nariz de tiburón de la 156 siempre me pareció una de las grandes innovaciones estéticas y funcionales en la categoría. No fue la Ferrari más exitosa, pero esa solución para la refigeración y la aerodinámica me parece incomparable.

  • *

    Renault RE30 Turbo (1979)

    Otro que me retrotrae a la época de la masilla y la cucharita. Era ultra veloz en los circuitos rápidos y se “arrastraba” en los lentos. Pero la “Era Turbo” te hacía imaginar que había un botón que si lo apretabas el auto salía volando... Y además ese auto dio comienzo a una admiración silenciosa por Alain Prost, que sostuve hasta el día de su retiro. Creo que es uno de mis puntos de referencia más fuertes en la F1.

PELÍCULA DE AUTOS

Rush (2013)

CANCIÓN RUTERA

Formula 1 Theme (Brian Tyler, 2018)

MARCA DE AUTOS

Jeep

PAÍS DE AUTOS

Japón (e italia en F1)

PRIORIDADES DE UN AUTO

1. Practicidad
2. Diseño/Onda
3. Marca/status
4. Seguridad
5. Calidad/Confort
6. Conectividad
7. Performance/Diversión
8. Bolsillo

“Últimamente estoy muy amigo de la bicicleta y la uso cada vez más. Estoy transitando una reconversión en la que pienso que los autos, fuera del lugar donde tienen que estar, que es en la ruta, hasta me resultan agresivos. Creo que los autos tienen que estar lo más posible fuera de la ciudad.”

“Recuerdo la inmensa alegría cuando allá por 2002 me avisaron desde Fox que habían comprado los derechos de la Fórmula 1 y me querían como comentarista. Yo había soñado toda la vida con eso y Sentí que tocaba el cielo con las manos. Y además orgullo de hacerlo con dos capos indiscutibles, dos maestros de “tiza y pizarrón”, como Fernando Tornello y el “Tano” Fazzini.”

“Los años ’70 son los de mayor innovación estética y tecnológica de la historia de la Formula 1. los autos Eran todos distintos, todos personales, todos se destacaban por algo como para identificarse. Uno era “hincha de...” muchas veces solo por el auto. Hoy, salvo por los colores, son todos iguales.”

COMENTARIOS