NUEVO CITROËN C5 AIRCROSS 2018

NUEVO CITROËN C5 AIRCROSS 2018

Al fin un SUV mediano con charme Citroën.

¿Qué es? Finalmente, una apuesta made in Citroën para el universo de los SUV, en este caso en el segmento de los mediano-chicos (Segmento C).

¿A qué apunta? Tarde pero seguro, a capturar algo de la creciente demanda mundial por este tipo de vehículos en uno de los segmentos más peleados, que tiene al Nissan Qashqai como líder indiscutido. China y Europa serán sus targets principales.

¿Qué hay de nuevo? Las líneas de este SUV están directamente inspiradas en el Aircross Concept presentado en el 2015, y el resultado es una propuesta que apunta a la originalidad. Citroën apuesta por superficies simples combinadas con muchos detalles que resaltan a la vista, entre los que se destaca un particular uso del color. Y, cada vez más estilizada y tecnológica, la parrilla en “2 pisos” ya es un rasgo distintivo para toda la gama del doble chevrón. El diseño interior fue pensado para satisfacer en sobremanera a los ocupantes, mediante una fuerte dotación de equipamiento, pantallas digitales (incluyendo el instrumental), cristales laminados para mejorar la insonorización y materiales suaves agradables tacto. La plataforma que emplea es la modular EMP2, la misma que el grupo PSA utiliza desde el 2013 en muchos de sus modelos y que promete dotar a este nuevo SUV de sus ya probadas virtudes. Sus suspensiones sí resultan novedosas, ya que estrenan un sistema de “amortiguadores progresivos hidráulicos”, capaz de otorgar una respuesta diferencial ante irregularidades del camino de distinta intensidad. La marca se basa en este sistema para prometer un andar superador característico de la marca, pero sin complejidades –como el sistema hidroneumático– que afecten a la confiabilidad. Tendrá motorizaciones nafteras de hasta 200 CV con tracción simple –asistida por el “Grip Control”– y versiones híbridas de 300 CV con tracción integral.

Veredicto Miura: Citroën es de las  poquísimas marcas generalistas que “se la están jugando” a nivel de diseño exterior. El C5 Aircross es un fiel exponente de esa actitud, y realmente pone en valor esa herencia de originalidad que siempre caracterizó al estilo francés. Pero la mayor revolución se halla dentro del habitáculo, que está dotado de un diseño y unos materiales que prometen llevar la experiencia a bordo de un vehículo “generalista” a otro nivel. Algo similar se pudo apreciar en el Peugeot 3008, que supo marcar un salto gigantesco en este apartado respecto de su predecesor. Y es de esperar que algo similar ocurra con el C5 Aircross, cuya propuesta es invitar a viajar priorizando el relax, la serenidad y el confort.

¿Llegará a la Argentina?  Por el momento no hay ninguna confirmación, pero estimamos que la marca estaría muy contenta de poder ofrecer un vehículo de estas características en nuestro mercado, para volver a posicionarse donde se merece.

COMENTARIOS