LOS 10 (+ YAPA) DE MILO LOCKETT

Milo Lockett es, sin dudas, el artista argentino más popular del momento. Popular porque es extremadamente conocido y exitoso. Popular porque su obra –lúdica y colorida–, ha trascendido el lienzo y los murales y se derrama sobre sábanas, cuadros, cuadernos, asientos y hasta juegos de mate. Y popular porque una de sus mayores virtudes es democratizar el arte, llevándolo a lugares bien por fuera del elitista circuito habitual.

Fue empresario textil hasta que decidió dedicarse por completo al arte, a partir de un paso por la Escuela de Bellas Artes de su Resistencia natal. En 2006 ganó el Premio Revelación de ArteBA y a partir de entonces su carrera fue meteórica.

Resulta que Milo es fanático de las motos, tuvo infinidad de ellas, de todos los tipos imaginables. Y estas son las 10 que mejor lo representan.

es artista plástico. Autodidacta.
Nació en RESISTENCIA, CHACO, en 1967
Está en pareja con Luciana y tienen 3 hijos. Dona un promedio de 200 obras por año para subastas a beneficio.

Sus motos y autos

  • 1

    Honda DAX

    Es la moto, bueno “motito” (risas) con la que aprendí a manejar. Era de un amigo y éramos como 10 esperando turno para que nos la preste para dar una vuelta a la manzana. Era medio un desastre… nos golpeábamos bastante la verdad (risas) pero la Hondita se bancaba todo.

  • 2

    Da Dalt Preti

    Fue “mi” moto de la adolescencia (bueno, en realidad era un ciclomotor de 50 cc). Primero porque fue la primera que me pude comprar, con mucho esfuerzo y ahorro. Y también porque fue la primera que pude desarmar, rearmar y también pintarla con aerosoles… Tenía 16 años y recién estaba empezando a pintar, sin una idea de la escala que con el tiempo iba a tomar el asunto. En esa época la verdad es que jugábamos mucho, en todo sentido.

  • 3

    BMW 650 GT

    Me lo compré hace no tanto y es mi medio de transporte actual. Siempre había querido tener un scooter y en realidad iba a comprar un Magestic 400 de Yamaha y por no ir a buscarlo un fin de semana, al lunes siguiente ya lo habían vendido. Creo que salí ganando, porque terminó siendo uno de los vehículos de 2 ruedas que más me gustó tener. Es súper cómodo, práctico y sobre todo me da mucha seguridad, porque frena como los dioses. Mirá que lo uso casi todos los días por la Panamericana a 130 y nunca jamás me sentí inseguro. Y luego en la ciudad es fácil de estacionar, y te metes en cualquier recoveco del tránsito.

  • 4

    Royal Enfield 500

    Una moto que siempre me gustó, la tuve durante un tiempo y que ahora la tengo de nuevo en la mira. Hay unas Royal más modernas, pero definitivamente me gusta la onda “rústica”. Ese “toc-toc-toc-toc-toc” del motor monocilíndrico me fascina. De todas las motos que tuve, y mirá que tuve muchas, es la que más extraño. Es más, me acuerdo y me dan ganas de salir ya para una concesionaria! (risas)

  • 5

    Kawasaki Z1000J ‘81

    La tengo hace dos años, la compré para armarla pero te juro que no le encuentro la vuelta para hacerla andar bien. Ya estuvo en dos talleres pero no hay caso, siempre falla algo. Es un motón, me encanta, pero cuando está jodida, está jodida.

  • 6

    Honda Transalp 700

    Otra de mis favoritas entre las que tuve. De hecho tuve dos, consecutivas, en 2008 y 2007. Pero la 700 me gustó más. ¡Una motaza! Fue una de las pocas motos con las que tuve algún incidente: me chocó un remise.

  • 7

    Honda CB 1047 ‘80

    Si un artista con muchísima plata –ponele como Jeff Koons– [N. del E.: un artista actual conocido por su gran sentido del marketing personal y su capacidad para vender sus obras por cifras multimillonarias], creo que la primera moto que me compraría es una CB 1047 modelo 80. Ojo, no es tan cara, pero muy difícil de conseguir en buen estado. Es un 6 cilindros, un motor enorme, parece que vas arriba de un tractor. Bueno, ahora que lo pienso mis gustos no son tan caros… (risas).

  • 8

    Yamaha 1900 Raider

    Y hablando de “tractores”, una las motos que más me gustó de todas las que tuve, allá por 2011, fue una Yamaha 1900. La tuve casi dos años, era muy cómoda para viajar, tenía mucha tecnología y le hice un montón de kilómetros. Pero lo más importante: me sentía como Schwarzenegger, porque era muy parecida a la Harley de Terminator (risas).

  • 9

    Yamaha R1

    No incursioné tanto entre las motos pisteras, pero si recuerdo que tuve dos versiones de la Yamaha R1; una negra con las llantas cobre, espectacular, y luego otra bordo. Un infierno, pero se tornaron muy peligrosas para mi vida familiar.

  • 10

    Vespa ‘71

    Tuve una Vespa modelo 71 con el foco delantero cuadrado que sigue siendo una especie de fetiche para mí. La usaba para andar por Palermo y era hermosa. De hecho ahora ando con ganas de tener una Lambretta de dos asientitos, de esas bien sesentosas. Vi unas cuantas restauradas muy interesantes.

  • *

    Fiat 128 Europa

    Fue el primer auto que me prestaron para aprender a manejar, cuando por supuesto todavía no tenía auto.

  • **

    Honda CR-V

    La verdad es que autos ya casi no manejo. Sí comparto una camioneta Honda CR-V con Luciana, mi mujer, pero la usa prácticamente siempre ella.

  • ***

    Torino

    Si es por autos que me gustan me quedo con el Torino. En realidad me gustan mucho las coupés grandes de esa época, como la Chevy. Cada vez que veo una por la calle que está bien restaurada me quedo un rato largo mirándolas. Y ahí pienso: este es un auto que tendría.

PELÍCULA DE AUTOS

60 segundos (2000)

CANCIÓN RUTERA

(como ando en moto no escucho música)

MARCA DE MOTOS

Honda

PAÍS DE MOTOS

Italia

“Me gustan más las motos que los autos. Bueno, de hecho autos no manejo. Y con las motos me pasa que me encanta sentir el motor… especialmente esos modelos de los ’80, con cilindradas grandes. Me encanta sentir el motor... ”

“A diferencia de mucha gente del palo de las motos, que tiene un gusto más “homogéneo”, yo soy muy ecléctico. A mi “me gustan las motos”. Cada vez que aparecía con una nueva, totalmente distinta a la anterior, mis amigos decían ‘¿¿qué pasó??’ ”

“Todos los días lidio con el rechazo que las motos le generan a los que lo quieren a uno. ‘¿Cuándo te vas a dejar de joder con las motos y te vas a comprar un auto?’ es la frase que más escucho, desde mi mujer hasta mis amigos. Pero así y todo me terminan bancando, porque entienden que la paso muy bien arriba de la moto. ”

COMENTARIOS