LOS 10 AUTOS DE LUIS SCOLA

Si no fuese por ese otro muchacho que se llama Emanuel Ginóbili, sin dudas Luis Alberto Scola sería considerado el mejor basquetbolista argentino de todos los tiempos. Su inmensa carrera profesional comenzó en Ferro, para luego pasar por España y de ahí el gran salto a la Meca del básquetbol mundial: la NBA. Jugó para los Houston Rockets, los Phoenix Suns, los Indiana Pacers, los Toronto Grizzlies y los Brooklyn Nets, dando pruebas a lo largo de 10 años de que estaba para competir en el básquet más competitivo del mundo. Hoy llevó sus 2,06 metros y su talento a China, donde milita en los Shanghai Sharks. Pero más allá de esta extraordinaria carrera en los clubes, Luis es uno de los símbolos de la gloriosa “Generación Dorada” en la Selección Argentina, que entre muchos otros títulos obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olimpicos de Atenas en 2004.

Basquetbolista profesional.
Nació en Buenos Aires, en 1980
Está casado y tiene 4 hijos.

Sus 10 autos

  • 1

    Ford Sierra

    Aprendí a manejar en un Ford Sierra que tenía mi papá a los 16 o 17. Incluso lo usé yo un tiempo, así que lo considero un poco “mi primer auto”, aunque no era mío.

  • 2

    Volkswagen Gol (‘97)

    Fue el primero que me compré, cuando ya jugaba en la Liga Nacional, en Ferro, y tenía un sueldo que me lo permitió. En aquella época vivía en Ciudad Jardín (en Palomar, donde sigue estando mi casa) y tenía que ir todos los días a Ferro, así que era mi medio de transporte. Lo elegí porque era un auto piola, discreto, económico –era diésel– y con buen valor de reventa. En general los deportistas –jugadores de básquet incluidos– cuando empiezan a cobrar plata lo primero que hacen es comprarse autos llamativos. Pero era justo la época de Pasarella y toda esa movida de “primero la casa, después el auto”. Así que en lugar del Escort descapotable (la “nave” de esos días), fue el Golcito diésel.

  • 3

    BMW X5 (2001)

    Cuando fui a jugar a España el club (Tau Cerámica) me daba auto, pero al segundo año lo rechacé y me compré uno que me gustaba, el X5. Me gustaba mucho el diseño y fue mi primer auto de alta gama, totalmente distinto a lo que venía manejando.

  • 4

    Porsche Cayenne (2004)

    Después del X5 me compré un Porsche Cayenne. No sé por qué, pero siempre me pareció un auto más “europeo” que el X5. Más deportivo, más aerodinámico... me sigue gustando mucho.

  • 5

    Chevrolet Suburban

    En Estados Unidos por supuesto me pasé a las SUV “americanas”. Gigantes, con motores V8 de un millón de litros, de esos que hacen ruido grave cuando las acelerás. Creo que este tipo de vehículo define un poco el estilo de vida americano, al menos en Texas, donde arranque en la NBA. La primera que tuve fue una Chevy Suburban, con motor 7,1 litros, 3 hileras de asientos (pero tres hileras con mucho espacio) y un baúl en el que entraban 3 bicicletas. Un auto enorme, comodísimo, confortable y muy apropiado para esas autopistas gigantes de 8 carriles donde no podés ir a más de 60 millas por hora.

  • 6

    Tesla Model S

    Lo compré ni bien salió, que fue justo cuando pasé a jugar en Phoenix. Nunca tuve un auto mejor, es mi favorito por lejos y lo extraño muchísimo. Me encantaba toda la movida ecológica y ya venía siguiendo al Tesla Roadster, que me parecía muy interesante por ser eléctrico, pero no lo veía como un auto para mí. Cuando anunciaron el Model S me volví loco y lo compré antes de que saliera, en una especie de preventa por Internet. Así que soy uno de los primeros compradores (creo que el número 600). Estuve a punto de traerlo acá, pero no hay infraestructura y servicio de posventa, que allá es buenísimo (cualquier problema vienen a tu casa y lo arreglan). Por eso me gustaba toda la experiencia: todo por internet, puerta a puerta, casi sin papeles. Ahora sé que hay versiones de 800 caballos, pero lo veo un poco contradictorio con la filosofía ecológica del auto. A mí me encantaba jugar a cuánto podía hacer durar la batería; como una relación con el auto distinta, que no pasaba por “a cuánto anda” sino “cuán eficiente sos”.

  • 7

    Hummer

    Pero ojo, así como me encantan los autos eléctricos y ecológicos, también tengo un “lado oscuro”, jajaja. El Hummer es mi fantasía secreta... nunca me animé a comprarlo, pero te aseguro que lo miré con muchas ganas. Lo pondría bien tuneado, con un malacate y gancho para bicicletas. Me imagino cargando la batería del Tesla con un panel solar y después quemando 50 litros de nafta por kilómetro en el Hummer. Bien balanceado, ¿no? (risas)

  • 8

    Audi A8

    Es otro auto que me gustaría tener. Es elegante, lujoso y llamativo, pero lo veo más compatible conmigo que el Hummer.

  • 9

    Renault Koleos

    Es el auto que manejo acá en Argentina, porque tengo un acuerdo con Renault. La verdad es que no lo conocía y me sorprendió mucho, para bien. Está muy bueno en cuanto a tamaño y andar, pero sobre todo en cuanto a tecnología. Me encanta la pantalla vertical, que me hace acordar al Tesla.

  • 10

    Renault Duster Oroch/Renault Alaskan

    También tengo una Oroch que (secretamente) uso casi más que al Koleos. Me viene re bien para mi lado aventurero: meto las bicis en la caja, la llevo al campo. Y en esa línea la que tengo en la mira ahora es la Alaskan. Pero quiero la base, para poder “maltratarla” a gusto sin preocuparme por nada.

  • *

    Ford Mustang (2008)

    Cuando estaba jugando en Houston me compré un Mustang, pero la versión “barata”, porque lo iba a usar como segundo auto. Me gustaba, era deportivo, caja manual, y lo usaba siempre para ir a entrenar. Y como la gente ahí está acostumbrada a que los jugadores tienen lo mejor de lo mejor, todo el mundo pensaba que era la versión más cara. Todos me elogiaban lo bueno que estaba, sin saber que valía un tercio que la versión que creían que era.

PELÍCULA DE AUTOS

60 segundos (2000)

CANCIÓN RUTERA

with or without you (U2, 1987)

MARCA DE AUTOS

Tesla

PAÍS DE AUTOS

Alemania

PRIORIDADES DE UN AUTO

1. Calidad/Confort
2. Conectividad
3. Seguridad
4. Practicidad
5. Diseño/Onda
6. Performance/Diversión
7. Status/Marca
8. Bolsillo

En líneas generales, nunca tuve problemas con los autos por mi altura. El problema lo tienen los de atrás (risas).

AHORA ESTOY JUGANDO EN CHINA, PERO MANEJAR ALLÁ ES CASI IMPOSIBLE PORQUE ES MUY DIFÍCIL SACAR EL REGISTRO. IMAGINATE TRATANDO DE ENTENDER LOS CARTELES DE TRÁNSITO EN CHINO…

SALVO EL TESLA, LA X5 Y LA CAYENNE, LA MAYORÍA DE LOS AUTOS QUE TUVE –Y FUERON MUCHOS– NO ERAN DE LUJO. ME ENCANTAN LAS FERRARIS Y LOS LAMBORGHINS, y ME VUELVO LOCO CUANDO LOS VEO; PERO NO ME COMPRARÍA UNO JAMÁS. Ya bastante llamo la atención en la calle por mi altura, te aseguro que no necesito además salir todo doblado de adentro de una Ferrari (risas).

ME ENCANTA TODA LA MOVIDA ELÉCTRICA. CADA VEZ QUE SALE UN AUTO ELÉCTRICO LO SIGO. DE HECHO, ME HUBIESE ENCANTADO QUE RENAULT ME DIERA UN KANGOO ELÉCTRICO, PERO SOLO HABÍA VERSIÓN furgón Y como tiene un biombo, EL ASIENTO NO SE PODÍA LLEVAR MUY ATRÁS.

COMENTARIOS